viernes, 24 de febrero de 2012


Mi padre cuenta que cuando sale de pesca con su amigo siempre les acompaña una gaviota, dice que siempre es la misma, que sigue la estela del llaut esperando la recompensa, unas suculentas raspas de jurel, que incluso a veces toma de su mano.

Cuando salgo a fotografiar calas o playas también me acompaña alguna gaviota contemplativa, siempre mirando al horizonte, mirando el azul intenso del mar, quien sabe si esperando la salida al mar del llaut que la alimenta.

Tal vez no sea la misma, o si….. quien sabe.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada